Carnaval: celebraciones sorprendentes

El carnaval es el paso de la oscuridad a la luz, del invierno al verano, una oda a la fertilidad que se lleva celebrando siglos y siglos. Y aunque su origen no está claro, lo que sí es indiscutible es lo bien que nos lo pasamos en estas fiestas.

El gran salto de esta tradición de más de 5.000 años a Europa, se llevó a cabo en la Edad Media, cuando ciudades como Venecia y Roma, arroparon esta fiesta pagana que traían los navegantes que llegaban a los puertos de Venecia.

Ponte ese disfraz de carnaval que siempre has querido, suéltate la melena y sal a la calle para disfrutar de los carnavales más molones del mundo. ¡Aquí va la lista!

Carnaval: celebraciones sorprendentes

El Carnaval de Venecia – Venecia, Italia

Un clásico de los carnavales: el Carnaval de Venecia. Se cree que su origen se remonta al año 1162 para conmemorar la victoria de la República de Venecia sobre el Patriarcado de Aquilea. La celebración ha ido evolucionando desde entonces, aunque la tradición de llevar la máscara se ha mantenido como uno de los símbolos característicos de esta fiesta y también se ha exportado a carnavales de otros lugares del mundo.

De hecho, se cree que las máscaras de porcelana empezaron a usarse en el siglo XIII como un gesto de protesta ante la jerarquía de clases.

Ivrea, Italia

El carnaval de esta localidad del Piamonte se caracteriza por celebrar una naranjada con frutas de verdad, tal como se hacía en la Barcelona del siglo XIII. La fiesta mezcla elementos medievales con referencias a la invasión napoleónica del siglo XIX.

El acto central recrea una rebelión popular contra el lugarteniente de Napoleón pero tiene un trasfondo muy carnavalesco: en el fondo el pueblo lucha contra el poder opresor para garantizar sus libertades. La fiesta incluye una serie de personajes históricos que presiden los actos: la Mugnaia, el Sostituto Gran Cancelliere, el Magnifico Podestá.

Mohács, Hungría. 

La población de origen croata de esta población húngara celebra un carnaval que desde el 2009 es patrimonio cultural inmaterial de la Unesco. El elemento más curioso de la fiesta son los disfraces de los ‘busós’: grupos de hombres vestidos con pieles de animal y esquilas que llevan unas máscaras de madera con cuernos de aspecto demoníaco.

El origen de este carnaval, que también tiene reminiscencias en Croacia, Serbia y Eslovenia, son inciertas. Pero existe una leyenda local que explica que durante la invasión otomana la población se tuvo que emboscar y que periódicamente hacían incursiones en las aldeas vestidos así para echar al enemigo turco.

Nueva Orleans, Estados Unidos.

Se trata de una ciudad con una influencia francesa muy marcada y eso se percibe muy bien en su carnaval. El día clave es el ‘Mardi Gras’, el último día de la fiesta y cuando se intensifican los desfiles de carrozas.

La fiesta funciona por cofradías, algunas de las cuales son centenarias, y eso hace que cada uno tenga su propio programa. Durante los desfiles, se lanzan miles de collares de bolas de plástico, un objeto que se ha acabado convirtiendo en un icono de este carnaval. Los buñuelos, un manjar desconocido en el resto de los Estados Unidos, son muy típicos de esta fiesta con marcado acento francés.