Confinamiento divertido

El estado de alarma decretado en España por la COVID-19 ha cambiado por completo nuestra vida cotidiana y nos ha obligado a establecer nuevas rutinas. No salir del domicilio no es tarea fácil, sobre todo, para los más pequeños de la casa. El confinamiento está marcando nuestro día a día y no es de extrañar que, a veces, nos resulte un proceso tedioso.

Los expertos recomiendan establecer con los niños y niñas, de lunes a viernes, unas rutinas y un horario «similar» al del cole. Mantener rutinas y tener horarios es siempre aconsejable, y también en estas circunstancias excepcionales. ¿Quieres saber que hay que hacer? ¡Sigue leyendo!

Confinamiento Divertido, ¡descúbrelo!

Creatividad y actividad física

También es importante tratar de ser creativos y mantener el buen humor. Permitir a los niños y niñas que propongan actividades, pero también sugerirlas nosotros. Es muy probable que se muestren reticentes a algunas de ellas al principio, en especial los adolescentes, pero que luego acaben accediendo y divirtiéndose.  Entre todas estas actividades de creatividad debemos de incluir alguna de ejercicio físico ya que nos ayudará a mejorar el humor, el sueño y sobre todo a evitar el sobrepeso por la situación sedentaria en la que nos encontramos.

Gestionar sentimientos

En lo que se refiere a la gestión de sentimientos, los pediatras hacen referencia a las emociones más habituales en estas situaciones como la incertidumbre; el miedo, la tensión, la ansiedad y el pánico, el aislamiento de los seres queridos o la mayor desobediencia o rebeldía ante las normas.

Es habitual que tanto los niños como los adultos que les rodean manifiesten incertidumbre, miedo e indecisión ante una situación en continuo cambio. Tras una reacción inicial de posible entusiasmo por la suspensión de las clases, empezaron a aparecer el aburrimiento, la impaciencia, la soledad, la dificultad de los padres para compatibilizar el cuidado de los niños con el trabajo, o para establecer límites.

Es conveniente evitar el catastrofismo, debemos ofrecerles mensajes de confianza y esperanza, explicándoles que no solo nos protegemos a nosotros mismos sino también a los demás y recordarles que es temporal.