¿Por qué hay que trabajar las funciones ejecutivas?

Las funciones ejecutivas en la infancia son las funciones encargadas de procesar y organizar la información, determinar la toma de decisiones y gestionar la respuesta emocional.

Estas son necesarias para que se puedan desenvolver con soltura en su entorno, con ellas está implicada casi cualquier tarea que se realiza y su realidad es que son imprescindibles tanto en los adultos y los más peques. Permiten desarrollar las tareas y completarlas con éxito. 

¿Y por qué es tan importante su estimulación?

Es sencillo, porque no son capacidades desarrolladas al nacer. De hecho, se deben trabajar a través de ambientes e interacciones sociales favorables.

Las principales funciones ejecutivas son: 

  • Razonamiento: Permite utilizar la información para dar solución a problemas planteados. 
  • Planificación: Permite desarrollar un plan de actuación para conseguir objetivos.
  • Fijación de metas: Permite elaborar una estrategia sobre cómo invertir energías o recursos y hacia dónde dirigir la conducta.
  • Toma de decisiones. Proceso mediante el cual se realiza una elección entre las opciones o formas para resolver diferentes situaciones.
  • Organización: Capacidad de reunir, estructurar y secuenciar la información de manera eficiente.
  • Inhibición: Permite regular las acciones mediante la realización de otra conducta, nos permite ser capaces de controlar los impulsos.
  • Iniciación / Finalización: Permite tomar la decisión de cuándo comenzar y cuándo terminar una tarea, requiere de pensamientos elaborados en los que se contemplan varios aspectos a la vez. 
  • Monitorización: Permite mantener atención en las tareas, conocer el motivo por el cual la realizamos y con qué finalidad.
  • Memoria: Es la capacidad de almacenar de manera temporal datos y de procesarlos.
  • Anticipación: Permite ser capaz de adelantarse a los resultados de los actos y conocer las consecuencias de estos.
  • Flexibilidad: Permite adoptar perspectivas nuevas a la hora de resolver dificultades y responder a imprevistos.

 

¿Cómo podemos trabajar el desarrollo de las funciones ejecutivas?

  • Dividir las tareas en etapas: esto implicará a la persona a  realizar una planificación; es decir, establecer las fases esenciales que componen un plan complejo.
  • Gestionar el tiempo, por lo que se debe diseñar una estrategia para conseguir un objetivo en etapas, haciendo una estimación del tiempo necesario.Laberintos, copiar distribuciones ( copias de un modelo).  Diferencia entre dibujos: para que sirva como tarea de planificación hay que enseñarle a rastrear los dibujos de una manera ordenada.
  • Tareas con condiciones: consiste en resolver actividades estableciendo requisitos, por ejemplo redactar un enunciado y la pregunta de un problema que se resuelva con unas operaciones dadas.
  • Practicar el entrenamiento en auto-instrucciones, para conseguir una reducción de la impulsividad. Mediante la mediación verbal, hablar con uno mismo en voz alta, dando instrucciones de lo que se debe hacer. El lenguaje interno o las auto-instrucciones fomenta a economizar recursos cognitivos.
  • Tareas de memoria: repetición de palabras, números (auditivas), recordar imágenes (visual), reproducción de gestos (memoria de trabajo)